Quemagrasas: qué son, beneficios y cómo tomar

¿Qué son los quemagrasas?

Los productos más populares en el mercado, para quienes desean adelgazar, son los que garantizan de una forma rápida, fácil, saludable y duradera perder peso. Los termogénicos, llamados también quemagrasas, se encuadara en este tipo de producto, pero es incorrecto pensar que todos los kilos de más van a desaparecer por el simple hecho de tomar un termogénico.

Los suplementos termogénicos son responsables de acelerar el metabolismo, generando una mayor quema calórica a partir de la quema de grasa almacenada, que es utilizada como fuente de energía. Por ello, es importante entender que cuando ejercitamos el cuerpo, naturalmente elevamos su temperatura, y eso provoca que el metabolismo se acelere. El termogénico aumenta la temperatura del cuerpo incluso en estado de reposo.

Termogénesis

La termogénesis está totalmente asociada al metabolismo y consiste en un proceso que regula la temperatura del cuerpo conforme las demandas del cuerpo y el ambiente. Para que ocurra la termogénesis, el cuerpo necesita quemar energía y, por tanto, producir y dispersar calor. La actividad física, por ejemplo, es capaz de quemar hasta un 40% de energía.

Los suplementos termogénicos aumentan la temperatura del cuerpo y, por tanto, también acelera el metabolismo. Como ya se ha citado, ésto es capaz de quemar energía, principalmente la que está almacenada en forma de grasa, ayudándonos a adelgazar.

Suplementos termogénicos

Para conformar un termogénico, se escogen algunos ingredientes naturales ya poseen este proceso de termogénesis, com la cafeína, guaraná o té verde, entre otros.

Muchos de los suplementos termogénicos no poseen una cantidad satisfactorai de los compuestos que aceleran el metabolismo. Eso es debido a los riesgos para la salud que altas dosis podrían generar.

Beneficios

Mayor quema de calorías

Como los termogénicos aceleran el metabolismo, generan más energía para la realización de los ejercicios físicos. Para ello, el cuerpo necesita acceder a la grasa almacenada para transformarla en energía (combustible), siendo ésta utilizada en las diversas tareas del organismo, incluyendo la realización de ejercicios físicos. En consecuencia, habrá una mayor quema calórica en los entrenamientos, lo que nos lleva al adelgazamiento.

Mejora el rendimiento

Los termogénicos también se encargan de darte un impulso en la práctica de ejercicios físicos, ya están compuestos por ingredientes energéticos. Aumentan la temperatura corporal y los latidos cardíacos, la sangue corre a una velocidad más elevada y las venas se dilatan. Eso acaba produciendo una mayor disposición para la práctica de los ejercicios físicos, generando una mayor quema de calorías.

Como ya se ha comentado, gracias al aumento de energía durante los entrenamientos, éstos se vuelven más eficaces, pudiendo obtener mejores resultados. Los termogénicos son una forma de estimular la quema de grasas, realizándola de manera más rápida.

Efectos secundarios

Los termogénicos son sustancias que pueden producir ciertos efectos secundarios si se consumen en exceso. En su mayoría, éstos productos contienen cafeína y otras sustancias que generan irritación si el consumidor no está costumbrado a sus efectos. Algunos síntomas que puede sentirse en esa situación son fatiga, dolor de cabeza y mareos.

Personas con problemas de ansiedad deben evitar los termogénicos incluyendo la cafeína, que puede llevar al nerviosismo y otros síntomas. Estimulantes más fuertes, como la sinefrina, puede generar diversos cuadros de respuestas graves de pánico, ansiedad e insomnio.

Los termogénicos estimulantes tienden a irritar el colon, pudiendo provocar dolores abdominales y diarrea. Personas que poseen problemas intestinales deben evitar este tipo de suplementos. Además, los termogénicos aumentan los latidos cardíacos y la presión sanguínea, pudiendo provocar palpitaciones y arritmia.

Cómo tomar

Cada marca de termogénico te indicará en su etiqueta los mejores horarios y dosis para consumir el suplemento. Habitualmente se recomienda utilizar el producto entre 15 y 60 minutos antes del entrenamiento.

Alimentos termogénicos

Una buena solución para quien no desea consumir muchos aditivos químicos para adelgazar y no depender de los suplementos es invertir en alimentos naturalmente termogénicos y energéticos. Estos alimentos requieren mayor energía para ser digeridos, por eso quemán más grasa, ayudando al adelgazamiento.

El primer ejemplo de alimento termogénico es el pimiento rojo, que provoca un elevado gasto energético después de comerlo. Además del pimiento rojo, la mostaza, el vinagre de manzana, el gengibre y el guaraná son compuestos con las mismas propiedades.

La forma de consumo dependerá de cada alimento. El pimiento, por ejemplo, puede ser consumido junto con las comidas. El gengibre, a su vez, puede ser consumido junto a recetas de ensaladas y té. El té verde puede ser consumido entre las comidas, sin interferir en la absorción de los nutrientes procedentes de grandes comidas, como el hierro.

Pero ni los alimentos ni los suplementos son sustancias milagrosas, es necesario que la persona se esfuerce en seguir una dieta saludable y practique ejercicio físico, otorgando a los termogénicos el papel de ayudante, como un acelerador de resultados.